Bibliotecología

De que trata esta carrera o profesión

La Bibliotecología es una carrera de tres a cinco años de duración, con títulos de Técnico Universitarios si son tres y Licenciatura si son cinco.

Su objetivo principal es formar a profesionales especializados en la búsqueda, selección, clasificación y almacenamiento de todo tipo de información, sea cual sea el soporte en el que esté contenida. Para lograr este fin, se estudian todas las normas de catalogación, indización y análisis de contenidos que se utilizan para recopilar y organizar la información que se genera en archivos y bibliotecas. Asimismo, también son materias de estudio en esta carrera la organización y administración de bibliotecas, hemerotecas y archivos, y la conservación de fondos bibliográficos. Gran parte de la labor del documentalista reside en satisfacer las peticiones de información de cada usuario. Por eso, en su formación se presta una especial atención a las fuentes documentales existentes, tanto generales como especializadas, así como a los sistemas, redes y centros de información y documentación. Tan importante como saber dónde encontrar la información es poder recuperarla para que sea de fácil consulta. Las nuevas tecnologías han influido de manera decisiva en esta profesión en los últimos años. Actualmente, es casi imposible llevar a cabo este tipo de trabajo sin conocer detalladamente el funcionamiento de bases de datos, lectores de CD-ROM o motores de búsqueda en Internet, por lo que se ha introducido formación en esta área. La carrera de Bibliotecología aporta una buena base cultural y un aceptable nivel de inglés especializado en las materias de Archivística y Documentación. Aunque a primera vista su contenido parezca muy teórico, el plan de estudios está planteado para que haya un periodo obligatorio de varias horas de prácticas. No es una carrera donde se reciba especialización en una sola cosa, porque el mismo oficio de documentalista exige cambiar constantemente de área de trabajo, por lo que un futuro documentalista debe tener gran afán por aprender y curiosidad por conocer cosas nuevas.

Qué perfil deben tener estos estudiantes

Intereses humanísticos y sociales; gusto por los trabajos sedentarios; razonamiento y comprensión verbal; memoria visual y auditiva; capacidad de síntesis, de análisis y de atención; ordenado y detallista; capacidad de concentración; gusto por la lectura; crítico; capacidad para interpretar lenguajes cifrados y simbólicos; buena memoria; interés por la investigación de las áreas sociales y humanas.

Qué perspectivas pueden tener estos profesionales

Cada vez son más las grandes empresas e instituciones que necesitan y demandan expertos en biblioteconomía y documentación. Pero si bien las perspectivas para estos profesionales no son malas, todavía no existe una conciencia clara de la necesidad de estos diplomados y sus funciones suelen ser cubiertas por personal de menor cualificación.

El trabajo del documentalista se centra en archivar y clasificar libros, publicaciones periódicas, material audiovisual y multimedia; informar a lectores en bibliotecas o centros de lectura; organizar la documentación; seleccionar nuevos títulos en distintos soportes para aumentar o completar las colecciones, y preparar catálogos de novedades. La incorporación de la telemática a las bibliotecas y a los centros de documentación, utilizando sistemas de microfilmación o videotex, hace cada vez más necesaria la figura de este profesional, en tanto que seleccionador, procesador y programador de datos. Hasta hace pocos años, los campos de actividad de este profesional se cubrían con licenciados en Historia, Filosofía y Filología, que realizaban cursos de especialización en esta materia.

Las funciones que usualmente desempeñan

Organización de los archivos en empresas medianas y grandes, especialmente las que trabajan con información, tales como periódicos, centros de documentación o revistas. Intercambio de libros e información entre bibliotecas y fondos bibliográficos nacionales e internacionales. Buscar la documentación necesaria en cada momento para cubrir las necesidades de información de la empresa.

Los sectores donde labora

Bibliotecas generales, bibliotecas universitarias, bibliotecas de fundaciones y cualquier otro tipo de bibliotecas, archivos de empresas, periódicos, revistas, medios de comunicación, editoriales, centros culturales, bancos de datos, centros de documentación, centros de distribución de información, centros de recepción de información y de documentación, centros de informática, hospitales y agencias de selección de personal. Otros sectores menos directos: museos; galerías de arte; guías culturales.