Contaduría Pública y Auditoría

De que trata esta carrera o profesión

Es una carrera con una duración de cinco a seis años.

La actividad de los contadores y auditores es asegurar que una firma se maneje en forma eficiente, que sus libros de contabilidad se lleven con precisión y exactitud; que sus impuestos se paguen adecuadamente y en tiempo. Para ejecutar estas actividades estos profesionales pueden trabajar contratados por una firma o bien tener sus propias empresas y ofrecer sus servicios profesionales a diferentes firmas comerciales y aún al gobierno mismo. Actualmente sus especializaciones son muy variadas y así ayudan a sus clientes asesorándoles en contabilidad pública, administración y contabilidad del estado, como también en auditoría interna, análisis de presupuestos, planificación financiera y de inversión, asesoría legal. Además de las obligaciones fundamentales de su ocupación, (preparar, analizar y verificar documentos financieros para sus clientes) muchos contadores se ven obligados a poseer un amplio rango de conocimientos y experiencia.

Las obligaciones específicas de un trabajo varían ampliamente entre los cuatro campos específicos de la contaduría. Los contadores públicos se concentran en un amplio rango de la contabilidad, auditoria, impuestos y otras actividades de consultoría para sus clientes, los cuales pueden ser corporaciones, gobierno, organizaciones no lucrativas, o empresas jurídicas sociales o individuales. Así, algunos contadores públicos se especializan en asuntos de impuestos con lo cual pueden aconsejar a sus clientes sobre las ventajas o desventajas sobre la toma de ciertas decisiones en negocios, o preparan análisis sobre recuperación de impuestos sobre la renta pagados individualmente.

Otros ofrecen consultorías y asesoramientos en áreas como la de beneficios y compensaciones en programas de salud para empleados, diseños de sistemas de contabilidad y procesamiento de datos, en el diseño y selección de controles de seguridad para capital y valores.

También existe la contabilidad forense (la que investiga e interpreta las quiebras y bancarrotas y otras transacciones financieras complejas).

Finalmente, están los auditores que supervisan o preparan para sus clientes sus declaraciones juradas y reportes financieros, así como verifican y declaran para sus clientes inversionistas y para las autoridades, que tales declaraciones o reportes financieros han sido correctamente preparados y declarados.

Los contadores gerenciales (llamados también contadores industriales, corporativos y contadores privados), registran y analizan la información financiera de las firmas para las cuales trabajan. Otras responsabilidades incluyen la preparación de presupuestos, evaluación de producción, costos de producción y contabilidad de capitales y valores. Usualmente, los contadores gerenciales forman parte de los equipos ejecutivos responsables de la planificación estratégica o del desarrollo de nuevos productos. Ellos analizan e interpretan la información financiera que los ejecutivos necesitan para tomar decisiones firmes en alguna negociación. También preparan reportes financieros para grupos no ejecutivos, que incluye a accionistas, acreedores, autoridades de control de impuestos, etc.

Los departamentos de contabilidad están subdivididos de acuerdo a las áreas de trabajo en: análisis financiero, planificación y presupuesto, y contabilidad de costos.

Muchas personas con conocimientos de contabilidad trabajan para el sector público. Los contadores y auditores del gobierno mantienen y examinan los expedientes de las agencias gubernamentales y practican una auditoría externa a negocios privados y a individuos cuyas actividades están sujetas a leyes y normas relacionadas con impuestos. Los contadores empleados por el estado garantizan que el impuesto sobre la renta y sobre el capital, sea pagado y recibido y que los gastos y desembolsos se hagan de acuerdo a las leyes y normas establecidas. Los contadores empleados por el gobierno pueden trabajar para los departamentos y agencias responsables del servicio del impuesto sobre la renta o para departamentos de administración financiera, de auditoría financiera, de análisis y administración de presupuestos de la nación.

La auditoría interna se está convirtiendo en un área cada vez más importante de la contabilidad y auditoría. Los auditores internos verifican la exactitud y precisión de los registros contables de la firma para la cual trabajan y también investigan cualquier posibilidad de acciones fraudulentas, de evasión o de despilfarro. Específicamente, examinan y evalúan los sistemas de información financiera de la empresa, las acciones gerenciales y que los controles internos aseguren que los registros de los libros contables sean precisos así como que las medidas de control sean adecuadas para la protección contra el fraude y el despilfarro. Ellos también están a cargo de verificar las operaciones de la empresa (evaluando su eficiencia, eficacia y el cumplimiento de las políticas y procedimientos corporativos, leyes y reglamentos gubernativos). Existen muchos auditores con estudios de post grados, altamente especializados, como procesamiento electrónico de datos, de medio ambiente, ingeniería, legal, contrato de seguros, banca, servicios de salud, etc. Ya que los sistemas de computación mantienen una información actualizada y a la mano, los auditores internos asesoran a los gerentes en la toma de sus decisiones en base a información actualizada, y no en base a observaciones personales. Los auditores internos pueden también recomendar la adopción de controles para su departamento de sistemas de computación, para asegurar la confianza en los programas y la precisión de los datos registrados.

Las computadoras están cambiando rápidamente la esencia del trabajo para una mayoría de contadores y auditores. Con la ayuda de paquetes especiales de programas, los contadores pueden desarrollar sumatorias de transacciones en formatos corrientes para los archivos financieros y organizar toda la transacción en formatos especiales para su análisis financiero posterior. Estos paquetes de contaduría reducen considerablemente el tedioso trabajo manual, el manejo de datos y la teneduría de libros. Las computadoras personales portátiles permiten a los contadores y auditores ser más ágiles y usar los mismos sistemas de computación de sus clientes para tener acceso y extraer cualquier información requerida de sus grandes equipos fijos de computación.

Como resultado, un número cada vez mayor de contadores y auditores poseen una amplia destreza en computación y se especializan en corregir problemas en el conjunto de programas y rutinas operativos y/o utilitarios (software) de las computadoras, así como también programar y desarrollar programas utilitarios de requerimiento específico de la empresa para sus operaciones de manejo y análisis de datos. Por todo esto, los contadores están iniciándose en el desarrollo de otras actividades más técnicas, como diseñar e implementar la interconexión de redes de computación para controlar sistemas de auditoría, así como desarrollar proyectos sobre planificación de presupuestos.

Los contadores, en su práctica privada, están cada vez más asumiendo papeles como asesores financieros a personas sociales o particulares. No solo le facilitan a sus clientes con su asesoría como contadores o expertos en impuestos, sino también les ayudan a planificar sus presupuestos, manejar sus valores y réditos sobre capitales e inversiones, planes de retiros, y reconocer y reducir las ocasiones o situaciones de riesgos. Este papel ha sido la respuesta a las demandas de los clientes por un individuo u organización honesta en quién confiar, para alcanzar todas sus necesidades financieras.

Qué perfil deben tener estos estudiantes

Las personas que planean hacer de la contaduría y auditoría, su carrera, deben saber que deben contar con aptitudes en matemáticas y de ser capaces de analizar, comparar e interpretar hechos u objetos y tener la capacidad de cálculo y de poder imaginar montos o sumas de dinero, rápidamente. Deben ser capaces de comunicar claramente los resultados de su trabajo a los clientes y gerentes. Los contadores y auditores deben ser buenos al trabajar con personas, con sistemas de computación y sentirse a gusto en el ambiente de negocios. Debido a que millones de personas confían en sus servicios profesionales y dependen de sus declaraciones juradas financieras, los contadores y auditores deben ser personas honestas, íntegras, que posean altos principios éticos y morales.

Qué perspectivas pueden tener estos profesionales

La contaduría y auditoría es una profesión que tiene mucha competencia, sin embargo, la expansión del mercado y la consiguiente expansión de empresas o con la creación de sucursales o la creación de nuevas empresas y con el profuso empleo de sistemas de computación, el campo para los nuevos profesionales, estudiosos, con grados académicos como por ejemplo maestría en contabilidad, en administración de empresas con énfasis en contabilidad y especializaciones novedosas, hasta ahora nuevas en el medio, sobre todo en el campo de la computación, no tendrán problema alguno en conseguir colocaciones en puestos de nivel medio a superior en la iniciativa privada, en firmas de consultoría o servicios bien acreditadas, o bien, abriendo sus propias oficinas de consultoría profesional privada.

La eficiencia y experiencia en programación de rutinas operativas y utilitarios, aplicadas a la contabilidad y auditoría, o a la solución de problemas o fallas en programas ya establecidos; el expertaje en áreas especializadas como la negociación internacional; industrias específicas; legislación, pueden ser de mucha ayuda para encontrar puestos donde colocarse. Además, la iniciativa privada siempre está en busca de candidatos profesionales con la suficiente experiencia en el campo de las relaciones interpersonales y de las comunicaciones, debido a que los contadores trabajan en equipo con personas con diferentes conocimientos, a quienes deben pasar clara y concisamente la debida información contable o financiera requerida. Sin embargo, sin importar la preparación y grado de calificación que se tenga, la competencia entre la oferta y la demanda será la que regirá inexorablemente la selección para los puestos de mayor prestigio en la mayoría de firmas de auditoría, contabilidad y en asesoría sobre negocios.

Finalmente, hay que agregar que anualmente se deben sustituir a quienes se retiran por jubilación o por transferencia a otras ocupaciones, lo cual deja vacantes muchos puestos.

Las funciones que usualmente desempeñan

Los contadores que llegan a gerentes o directores de una empresa, a menudo se han iniciado como contadores de costos, auditores internos o como asistentes en otras plazas de un departamento de contabilidad. Conforme ascienden en la organización, pueden llegar a ser gerentes de contabilidad, jefes del departamento de contabilidad de costos, director de presupuestos o gerente de auditoría interna. Algunos se convierten en directores o gerentes de gastos, según sea de la nación o de una empresa privada; en tesoreros, en vicepresidentes financieros, en jefes de departamentos financieros o en presidentes de una empresa. En muchas empresas, muchos de sus ejecutivos superiores tienen experiencia o conocimientos de contaduría, auditoria interna o de finanzas.

Los sectores donde labora

Los contadores y auditores se encuentran trabajando para el gobierno, la iniciativa privada, en el ejercicio privado de su profesión o en la docencia, escolar o universitaria. Algunos se dedican a tiempo completo en uno de éstos campos, otros, trabajan medio tiempo en un campo y medio tiempo en otro campo, dependiendo de sus necesidades o del número de sus clientes. Dependiendo del país, aproximadamente un 25 % trabajan para firmas independientes de auditoria, contabilidad y de teneduría de libros.