Diseño Gráfico

De que trata esta carrera o profesión

Los diseñadores gráficos crean las presentaciones visuales y el diseño de cualquier producto, desde marcadores hasta cajas de detergente, desde cubiertas para álbumes hasta latas de comida para perros. Su trabajo generalmente es hecho sobre la base de proyectos.

Los diseñadores deben ser capaces de trabajar bajo extremas condiciones de presión y bajo límites de presupuestos y de diseño precisos, para producir un material cuya calidad quede enmarcada entre tales límites.

Un diseñador gráfico debe tener la capacidad de definir las ideas recibidas de diferentes fuentes para producir imágenes concretas y distintivas, haciendo uso de las investigaciones efectuadas por un departamento de mercadeo y de los costos fijados por un departamento de presupuestos; deben producir cierta cantidad y variedad de diseños y modelos que aborden desde diferentes ángulos a cada producto. Para esto se necesita a una persona que escuche comentarios, tener aptitud para el diseño estético y buen gusto y sensibilidad para el color y finalmente, una buena comprensión de las necesidades del mundo corporativo.

Se dice del diseño gráfico que éste no es un trabajo… sino veinte. Si un diseñador desea ver la aceptación de sus diseños, debe recurrir a un buen y hábil vendedor; sin embargo la mayoría de los diseñadores opinan que las habilidades en comunicación representan solo un segundo o tercer lugar en importancia para el éxito de la carrera. Con el tiempo, la especialización se convierte en el verdadero nombre del juego, ya sea en el diseño de productos, del diseño de su empaque, uso de algún material o en la disposición de los mismos.

Cuando los proyectos están bajo desarrollo, los diseñadores cuentan con que deberán trabajar largas horas ideando e inspirándose para luego reunirse con los ejecutivos para presentar sus ideas y discutir aspectos del proyecto.

El trabajo salta a la vista; tanto el éxito como el fracaso, por igual, se reconocen y se ponen en evidencia. Aquellos diseñadores que sean inseguros de sí mismos, de sus aptitudes o de sus ideas, tendrán un camino duro por delante y deberán aceptar los riesgos y el rechazo que representa para ellos ésta carrera. Por el contrario, el diseñador gráfico exitoso tiene delante de sí una vida envidiable, escogiendo clientes y ganando significativa cantidad de dinero. Pero atención: el estilo de un artista puede ser sobresaliente y tener mucha aceptación en una temporada y convertirse en cosa del pasado y no tener aceptación en la próxima temporada. Aquellos que no quieren o no pueden cambiar podrían encontrar que otras carreras prometedoras están desapareciendo también para ellos.

Muchos artistas se dedican al diseño gráfico para poder mantenerse durante sus épocas de poca o de ninguna productividad, para luego regresar y dedicarse al arte nuevamente. Cierto número de ellos se convierte en propietario de galerías y utilizan los contactos que hicieron como diseñadores para ayudar a cualquier nuevo talento en necesidad de un trabajo remunerado.

El gran número de artistas gráficos que abandonan la carrera lo hacen debido a la confusa, revoltosa y ruda lucha por abrirse campo en el actual estilo de vida: la necesidad de luchar por el trabajo constantemente y la necesidad de actuar como un vendedor para sus propias ideas. Otros se independizan y trabajan en lo particular, incluso en su casa, como consultores de diseño o como editores del ordenamiento estético de los diseños de las revistas, desde las carátulas hasta la contra portada.

Qué perfil deben tener estos estudiantes

La mayoría asiste a la universidad, usualmente sacando maestrías en: diseño de productos, arte o historia del arte. Los diseñadores deben tener talento y comprensión acerca del mundo de los negocios, incluyendo problemas de finanzas y producción y deben tener conocimientos en programas específicos sobre tecnología de computación como: “PageMaker, Photoshop, AdobeIllustrator” entre otros, para pintar y para el diseño gráfico.

Los diseñadores deben de tener la capacidad de trabajar con una variedad de medios de comunicación y de cumplir con los límites de tiempos de entrega del material terminado, fijar límites de ordenamiento y de tamaño de los diseños y restricciones financieras, especialmente aquellos que desean trabajar como diseñadores gráficos libres -freelance-, al servicio de cualquiera, bajo contrato y no precisamente trabajar como empleados a sueldo, en cualquier empresa.

Los cursos básicos pre-profesionales incluyen: diseño, dibujo, artes por computadora y conocimientos específicos -por ejemplo: anatomía para diseñadores gráficos médicos- relacionada a cualquier área de especialización. Los diseñadores deben conformar un muestrario de trabajo para mostrar a las compañías para trabajos a cualquier escala.

Qué perspectivas pueden tener estos profesionales

El diseño gráfico se ha convertido en algo tan significativo, como nunca lo fue, con el advenimiento de la tecnología de la computación, las cuales son ya del conocimiento y dominio universales. Hoy día, más y más compañías comprenden que un logotipo distinguido y único, que identifique a su empresa y a los diseños de sus productos, puede ser la gran respuesta a la venta exitosa de sus productos.

Se espera que las oportunidades de empleos incrementen durante los próximos diez a quince años así como en las épocas y eventos de ventas especiales como para navidad, el día de la madre y el día del padre, en que con mucha anticipación las empresas invierten en el mercadeo de sus productos. Generalmente, más del 30 % de los diseñadores gráficos tienen su propia empresa, para la cual trabajan, y la tendencia indica que ese porcentaje incrementará en los próximos años.

Las funciones que usualmente desempeñan

Los diseñadores gráficos desconocidos tienen por delante un camino difícil que recorrer: deben conformar y armar sus muestrarios para mostrar a los empresarios, ofertar sus servicios competitivamente e irse ganando una reputación. Aquellos que hubiesen hecho buenas conexiones les será más fácil ser atendidos y conseguir alguna oportunidad de presentar sus ideas y proyectos, aunque la falta de experiencia y conocimiento de las condiciones y forma de trabajo de los clientes les dificultará la iniciación de sus actividades profesionales.

Las horas del día pueden ser largas y tediosas y a veces sin paga alguna mientras recorren los caminos en busca de trabajo; deben estar preparados para aceptar los continuos rechazos. En estos primeros años el 40 % de los diseñadores abandonan la carrera. Después se emparejan las cosas; solo aquellos que han logrado comprobar sus aptitudes y que han establecido conexiones y referencias importantes saldrán adelante. Alrededor del 33 % de los que iniciaron la carrera logran llegar a éste nivel y alrededor del 10 % permanecen trabajando como diseñadores libres independientes freelance.

Sector donde laboran

La mayoría trabajan contratados por compañías como consultores, como diseñadores o como productores. En su mayoría, los diseñadores se sienten satisfechos con su trabajo, aunque las horas de trabajo sean largas y los salarios solo sean regulares. Aquellos que han demostrado buen juicio algunas veces contratan a otros diseñadores gráficos para que trabajen juntos, en la iniciativa privada o recomiendan a otros diseñadores para que sean contratados por empresas.

Como veteranos, ya se han hecho de una sólida reputación y de una bien remunerada profesión; su estilo de diseñar permanece actualizado, fresco y están en la capacidad de encontrar puestos como diseñadores, bien remunerados, en empresas de prestigio, si así lo quisieran. Muchos dedican bastante tiempo en supervisar los departamentos de diseño de sus clientes o los talleres de aquellos jóvenes amigos, y no tan caros diseñadores. Los que iniciaron su propio negocio empiezan a cosechar significantes utilidades y otros, a los que no les ha ido tan bien, han preferido cerrar su negocio y emplearse en alguna empresa.